Artículos

Números anteriores

Todas las entradas

Subscripción

Artículos

Dra. Ilona Kickbusch

- Dos años después de la Declaración de Helsinki, como se puede valorar la evolución en la implementación de la Salud en Todas las Políticas?

La Salud ha adoptado un papel mucho más destacado en la elaboración de políticas, no sólo en Europa sino también en el resto del mundo. Podemos ver cómo muchos más ministros de salud son conscientes de que tienen que trabajar con otros sectores. En una reunión mantenida recientemente en la Oficina Europea de la OMS casi dos terceras partes de los participantes anunciaron que estaban llevando a cabo importantes iniciativas de Salud en Todas las Políticas.
Hay que tener en cuenta que con excesiva frecuencia la Salud en Todas las Políticas se vincula de forma exclusiva con las enfermedades crónicas y las enfermedades no transmisibles. Sin embargo, para un importante número de enfermedades infecciosas la Salud en Todas las Políticas es igualmente importante, y un factor especialmente crítico en los países en vías desarrollo. Para hacer frente a buena parte de las enfermedades infecciosas son necesarias políticas sanitarias, pero hay también que tratar cuestiones relacionadas con la vivienda. En ciertos casos, como hemos visto recientemente con el ébola, es necesaria la implicación de una gran variedad de sectores políticos como exteriores, defensa, etc.
Por tanto, se trata de una cuestión de relevancia creciente y en algunos casos se ha convertido en una cuestión directamente gestionada por los Jefes de los Estados. Podemos ver, por ejemplo, como en el tema de la resistencia a los antibióticos ha sido el presidente de Estados Unidos quien ha presentado la estrategia de actuación o como en la última reunión del G7 fue la canciller Angela Merkel quien subrayó, junto con otros Jefes de Estado, la importancia de la salud y las iniciativas vinculadas con la salud.
Por tanto, ha habido un cambio destacable, ya que se ha pasado de hablar sobre la Salud en todas las Políticas en "hacer" Salud en Todas las Políticas. Un cambio en el que la iniciativa ha provenido no sólo de los ministros de salud sino de los Jefes de Estado

- ¿Qué estrategias deberían ser adoptadas para implementar la Salud en Todas las Políticas en los diferentes niveles de la elaboración de políticas?

Existen varias dimensiones para actuar. Puede haber cooperación entre dos o tres departamentos para que haya beneficios compartidos en el trabajo conjunto. Sin embargo lo que creo que es realmente importante, y que ya está sucediendo en muchos países como Cataluña, es que la Salud en Todas las Políticas forme parte de la Ley de Salud Pública. Esto da una base legal para actuar de manera conjunta. Otro fenómeno que encontramos en varios países es una estrecha cooperación no sólo entre sectores, sino también con los Jefes de Estado, y donde la salud se ha convertido en lo que llamamos una estrategia global del gobierno, es decir, un objetivo global del gobierno.
Existe pues una clara diferencia en la aproximación y en la manera en que las diversas perspectivas pueden trabajar conjuntamente. Lo que se ha visto es que hay que aplicar lo que se ha llamado en varias ocasiones la "lente de salud", es decir, que se miren las diversas políticas a través de una "lente de salud". De esta manera se analizan las implicaciones sobre la salud de las diversas iniciativas, como la apoyan, como la ponen en peligro o cómo se puede trabajar conjuntamente.


Asimismo, una estrategia clave en la actuación de la Salud en Todas las Políticas no sólo tiene en cuenta el impacto sobre la salud sino que toma en consideración los beneficios compartidos, los réditos por otros sectores, así como el beneficio global para el gobierno . De modo que la salud no sea siempre la que oriente las otras políticas en el que hay que hacer, sino que se convierta en un objetivo compartido por el gobierno.
En este sentido nos hemos dotado de diferentes mecanismos e infraestructuras, por ejemplo, algunos países y la propia Unión Europea realizan balances de los impactos en la salud de las políticas, otros han iniciado mecanismos de reunión regular para el desarrollo de nuevas políticas, otros realizan reuniones de jefes de departamento o han establecido comités de trabajo. Lo más importante es conseguir que los políticos se involucren, por lo que los comités de salud de los diversos parlamentos no sean concebidos como meros controladores de los servicios de salud, sino que se conviertan en defensores de la Salud en Todas las Políticas.

- ¿Cuáles son los principales retos de la gobernanza en salud global? ¿Qué cambios deberían ser implementados en la gobernanza en salud global para encarar los principales problemas en la salud mundial?

En este aspecto nos podríamos extender mucho ya que los retos de la gobernanza en salud global son muy numerosos.
Uno de los principales retos es que los países deberían tomar los compromisos internacionales que han adoptado de forma seria. Por ejemplo, existen dos tratados globales en salud pública: el Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud para el Control del Tabaco y el Reglamento sanitario internacional. En ambos casos, los países, a pesar de que han firmado un tratado vinculante, no están implementándose en la medida en que sería necesario. Por tanto, uno de los retos de la gobernanza en salud global, es que los acuerdos globales que han sido elaborados sean implementados a nivel de todos los países.
Otro reto es el apoyo financiero que se da a la OMS ya que la entidad no está suficientemente financiada. Muchos expertos defienden que habría que otorgar un apoyo presupuestario regular más relevante, por lo que la OMS pueda responder mejor a las crisis de salud global, como el ébola.
Un tercer problema es que hay un número excesivo de instituciones de salud global que no siempre trabajan conjuntamente. El problema es que a menudo las instituciones de salud global están focalizadas a una sola enfermedad o un grupo de enfermedades, principalmente debido a que los Objetivos de Desarrollo del Milenio priorizaron el apoyo a problemas de salud determinados. En este sentido es necesaria una mayor cooperación, no sólo para dar respuesta a ciertas enfermedades sino en construir sistemas de salud en los países en desarrollo y encontrar nuevas maneras de financiarlos. Hasta ahora se ha financiado esta tarea a través de la ayuda al desarrollo, pero hay que tener en cuenta que tener unos buenos sistemas de salud en el mundo nos beneficia a todos. Y por ello se buscan nuevas vías de financiación, como por ejemplo, tasas en los vuelos de avión, en la producción de petróleo, en la producción de diamantes, etc.
Hay que tener en cuenta que la salud global es un aspecto en el que cada uno de nosotros tiene interés. Si todas las personas de todo el mundo tienen un buen estado de salud, ganamos seguridad en salud. Por tanto es necesario financiar la salud global, aproximarnos a la cobertura universal de salud y tratar los principales determinantes de la salud que son globales, como los estilos de vida, los productos no saludables y el trabajo no saludable que se exporta a los países pobres y en vías de desarrollo. Hay que realizamos más esfuerzos para proteger a estas personas mejor de lo que hemos hecho hasta ahora.

- ¿Cómo podemos reorientar perspectiva de los profesionales de salud hacia la Promoción de la Salud?

¡Llevamos mucho tiempo intentando mejorar en este sentido! Un aspecto clave siempre es la educación, es decir, la educación profesional. Desgraciadamente la educación de muchos profesionales de la salud, no sólo de médicos, sino también de enfermeros y de la gran variedad de profesionales de salud auxiliares, no incluye la promoción de la salud ni la salud pública como uno de los aspectos clave. Como resultado de esta carencia, nos encontramos con un grupo separado de profesionales de la salud que tienen que convencer a los demás que en su trabajo diario deberían hacer promoción de la salud y trabajo comunitario. Pienso que es muy importante que todos los profesionales de la salud sean educados en la promoción de la salud, que entiendan la importancia del empoderamiento comunitario, que las personas se comportan de diferente manera, el apoyo de los entornos de salud, y particularmente, que entiendan la importancia de la participación, ya que muchos profesionales todavía creen que su relación con el paciente y el ciudadano se basa en indicarle qué debe hacer en vez de tener una interacción más democrática.
Creo que los sistemas de salud son una de las últimas instituciones de nuestras sociedades que aún necesitan ser democratizadas, aspecto que defiende la Promoción de la Salud. Creo que la Promoción de la Salud hace que el trabajo del profesional de la salud sea mucho más interesante y al final lo hace más fácil, ya que mejora a través del diálogo con el paciente y el trabajo estrecho con la comunidad. Si pensamos con la crisis del ébola, una de las razones que hizo que la crisis explotara de la manera como lo hizo, fue porque los profesionales de la salud no trabajaron con la comunidad desde el inicio. Y éste debería ser uno de los principales aprendizajes de la crisis del ébola, que los profesionales de la salud deberían aprender más de la Promoción de la Salud.